Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘azar’

La coincidencia es la forma en que Dios se mantiene anónimo.

Albert Einstein

El principio de sincronicidad según Jung

Es la conexión entre fenómenos o situaciones de la realidad que se enlazan de manera acausal, es decir, que no presentan una ligazón causal, lineal, que responda a la tradicional lógica causa-efecto. Son lo que usualmente llamamos casualidades o coincidencias

La manera en que los fenómenos se vincularían sería a través de su significado. Un típico ejemplo de sincronicidad se da cuando una persona constata que una imagen mental suya, netamente subjetiva, es reflejada, sin explicación causal, por un evento material exterior a él. ¿Cómo sabía que ibas a llamarme? ¿Como “sabía” que estabas en la sala? ¿Que haces cantando la canción que está en mi cabeza? Es el azar objetivo, el ovillo de causas enredado.

—Es una mermelada muy buena —dijo la Reina.

—Bueno, de todos modos hoy no me apetece.
—Hoy no la tendrías aunque quisieras —dijo la Reina—. La regla es: mermelada ayer, mermelada mañana… pero no hoy.
—Pero de vez en cuando debe haber «mermelada hoy» —objetó Alicia.
—No; no puede ser —dijo la Reina—. La mermelada toca al otro día; como comprenderás, hoy es siempre éste.
—No os comprendo —dijo Alicia—. ¡Lo veo horriblemente confuso!
—Es lo que pasa al vivir hacia atrás —dijo la Reina con afabilidad—: siempre produce un poco de vértigo al principio…
—¡Vivir hacia atrás! —repitió Alicia con gran asombro—. ¡Jamás había oído nada semejante!
—Sin embargo, tiene una gran ventaja: la memoria funciona en las dos direcciones.
—Desde luego, la mía solo funciona en una —comentó Alicia—. No puedo recordar cosas antes de que hayan sucedido.

Es mala memoria, la que funciona sólo hacia atrás —comentó la Reina.

(Lewis Carroll, A través del espejo y lo que Alicia encontró allí. Capítulo 5)

…Cuando el actor Anthony Hopkins fue contratado para actuar en la película La mujer de Petrovka, no consiguió encontrar en ninguna librería londinense la novela de George Feifer en la que se basaba el guión. Frustrado y aburrido, se dispuso a tomar el Metro para regresar a su casa. Estaba sentado en la estación de Leicester Square cuando, de pronto, halló el libro en un banco. Se quedó tan asombrado de su buena suerte que ni siquiera reparó en las anotaciones que el volumen tenía en los márgenes. Dos años más tarde su sorpresa fue aún mayor. Al conocer al autor durante el rodaje del filme, éste le dijo que había perdido su ejemplar anotado. Dicho ejemplar era el mismo libro que Hopkins había encontrado en la estación olvidado sobre un banco…

Saber lo que ocurre sin saberlo del todo. Hacer cosas por un motivo y no conocerlo. Sentir la presencia de alguien de repente sin ninguna explicación lógica. Estar tomando unas cañas y sufrir con el dolor de una persona que está aislada del mundo a 400 kilómetros. Saber que lo conoces todo aunque no lo sepas. Saber que lo conozco todo aunque no lo sepa.

El inconsciente no sólo está en los sueños, bulle, borbotea… El inconsciente es el verdadero hilo que engarza los momentos vitales. Ando sobrecogida y preñada de sentido, aunque no sé, no sé, no sé…

Qué vértigo da tanta magia.


Read Full Post »

ANA:
Voy a quedarme aquí todo el tiempo que haga falta. Estoy esperando la casualidad de mi vida, la más grande, y eso que las he tenido de muchas clases.
SI.
Podría unir mi vida uniendo casualidades.

OTTO:
Es bueno que las vidas tengan varios circulos, pero la mia, mi vida, solo ha dado la vuelta una vez, y no del todo, falta lo más importante. He escrito tantas veces su nombre dentro. Y aquí, ahora mismo, no puedo cerrar nada…

(…) Estaban los hijos de los hijos que un día tendré
Y todos mis maridos diciendo “sí, quiero”
Y estaba mi madre que me sigue de cerca desde el cielo
El rabino que dejé olvidado en Jerusalén
Los teléfonos que se perdieron

El roble que plantó mi madre cuando nací
Un álbum de fotos en que salgo bien
Y cuando vi que todos mis amigos estaba allí
de pronto mis penas echaron a correr
explotaron y alzaron el vuelo
y no sé deciros
a dónde se fueron

Llegó tu voz en un barquito a la orilla del mar
El cielo de los aviones en que volé
Las emociones, las ganas que tengo de verte otra vez
Vinieron las canciones y me puse a llorar
No me arrepiento de los sentimientos
que llenan de vida
toda la vida

(…) Mi vida en un papel y 80 folios más
Mi libro abierto, mi goma de borrar
Mi vida escrita con word para poder modificar
Después de todo esto no pude evitar la alegría de estar en la vida
De estar en mi vida
De estar en mi vida

Read Full Post »

Él corría.  Nunca le enseñaron a andar, se fue tras luces pálidas. Ella huía de espejismos y olas de mar. Aeropuertos, unos vienen otros se van, igual que Alicia sin ciudad. El valor para marcharse, el miedo a llegar. Llueve en el canal, la corriente enseña el camino hacia el mar, todos duermen ya. Dejarse llevar suena demasiado bien, jugar al azar, nunca saber dónde puedes terminar o empezar.

Un instante mientras los turistas se van, un tren de madrugada consigue trazar la frontera entre siempre o jamás. Llueve en el canal, la corriente enseña el camino hacia el mar, todos duermen ya. Dejarse llevar suena demasiado bien, jugar al azar, nunca saber dónde puedes terminar o empezar… o empezar.

Ella duerme tras el vendaval. No se quitó la ropa, sueña con despertar en otro tiempo y en otra ciudad.

Dejarse llevar suena demasiado bien.
Jugar al azar,
nunca saber dónde puedes terminar…
o empezar.


Terminar… o empezar.

Un pequeño gran regalo del disco Un día en el mundo, de Vetusta Morla.

Sol. Agua. Caricias.

Read Full Post »

la musica del azar El idioma del azar es también el idioma de la fragilidad: hay coincidencias y casualidades con las que te mueres de risa y hay coincidencias y casualidades con las que te mueres. Descubrir el poder del azar es descubrir que somos terriblemente frágiles y vulnerables, que dependemos de la casualidad, que una coincidencia estúpida puede destrozarnos en un segundo. Que una palabra estúpida oída por casualidad también puede fulminarnos. Recordar que las personas son terriblemente frágiles es una obligación moral…

Ser un  cazador de coincidencias es casi una obligación moral.”

Adaptación del prólogo de “El Libro Rojo” de Paul Auster.

Foto: Chema Madoz

Read Full Post »