Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘sueño’

Y si el sueño finge muros

En la llanura del tiempo

El tiempo le hace creer

Que nace en aquel momento…

Que nace en aquel momento…

Conduzco el Ibiza de vuelta a casa. Abro la boca mientras empieza a sonar Camarón. Dijo el filósofo francés Alain que  el bostezo, “en lugar de una mera señal de la fatiga, es un descanso que toman las personas que se están concentrando en una determinada exposición”. Con mi bostezo me marcho al mar sin inicio ni final; ese que empieza cuando lo hallas por vez primera y te sale al encuentro por todas partes.

Bostezo y hay un giro en mi volante. Me escapo del territorio de la conciencia grupal. Sólo quedamos mi bostezo, la canción de Camarón, mi bostezo. Acelero y abro la ventana para que entre la lluvia.

Nadie puede abrir semillas en el corazón del sueño, en el corazón del sueño… No lo intento, no hay ninguna frontera en ese espacio reservado a los dioses. No existe la determinación. Meto el punto muerto. En Guatemala y en el sur de Méjico los indígenas extienden hojas de pino verde en el suelo de las iglesias, agarran el pescuezo de su gallina, la matan y luego beben un trago de coca-cola. Quieren hablar con dios, el que no tiene muros. Eructan.

Y luego bostezan.

Read Full Post »

El silencio es el ruido más fuerte,

quizá el mas fuerte de todos los ruidos.

(Miles Davis)

Sírveme otra copa rota…

Read Full Post »

Él corría.  Nunca le enseñaron a andar, se fue tras luces pálidas. Ella huía de espejismos y olas de mar. Aeropuertos, unos vienen otros se van, igual que Alicia sin ciudad. El valor para marcharse, el miedo a llegar. Llueve en el canal, la corriente enseña el camino hacia el mar, todos duermen ya. Dejarse llevar suena demasiado bien, jugar al azar, nunca saber dónde puedes terminar o empezar.

Un instante mientras los turistas se van, un tren de madrugada consigue trazar la frontera entre siempre o jamás. Llueve en el canal, la corriente enseña el camino hacia el mar, todos duermen ya. Dejarse llevar suena demasiado bien, jugar al azar, nunca saber dónde puedes terminar o empezar… o empezar.

Ella duerme tras el vendaval. No se quitó la ropa, sueña con despertar en otro tiempo y en otra ciudad.

Dejarse llevar suena demasiado bien.
Jugar al azar,
nunca saber dónde puedes terminar…
o empezar.


Terminar… o empezar.

Un pequeño gran regalo del disco Un día en el mundo, de Vetusta Morla.

Sol. Agua. Caricias.

Read Full Post »

huelga de realidad

Read Full Post »

Todo lo que diga sobra,

Los Piratas en el Círculo de Bellas Artes.

Los sueños a las siete de la mañana, levantarse con sudor frío en la espalda.

Hasta dormida, ¿para qué? Si cada vez que vienes me convences… Me abrazas y me hablas de nosotros dos…

Todo vuelve, todo va, todo arde y todo ahoga.

¿Quién dijo que podíamos estar por encima del pasado…?

Yo lo repito como una oración

ES HORRIBLE EL MIEDO INCONTENIBLE

Read Full Post »

Read Full Post »

Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca, voy dibujándola como si saliera de mi mano, como si por primera vez tu boca se entreabriera, y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar, hago nacer cada vez la boca que deseo, la boca que mi mano elige y te dibuja en la cara, una boca elegida entre todas, con soberana libertad elegida por mí para dibujarla con mi mano en tu cara, y que por un azar que no busco comprender coincide exactamente con tu boca que sonríe por debajo de la que mi mano te dibuja.

Me miras, de cerca me miras, cada vez más de cerca y entonces jugamos al cíclope, nos miramos cada vez más de cerca y nuestros ojos se agrandan, se acercan entre sí, se superponen y los cíclopes se miran, respirando confundidos, las bocas se encuentran y luchan tibiamente, mordiéndose con los labios, apoyando apenas la lengua en los dientes, jugando en sus recintos donde un aire pesado va y viene con un perfume viejo y un silencio. Entonces mis manos buscan hundirse en tu pelo, acariciar lentamente la profundidad de tu pelo mientras nos besamos como si tuviéramos la boca llena de flores o de peces, de movimientos vivos, de fragancia oscura. Y si nos mordemos el dolor es dulce, y si nos ahogamos en un breve y terrible absorber simultáneo del aliento, esa instantánea muerte es bella. Y hay una sola saliva y un solo sabor a fruta madura, y yo te siento temblar contra mi como una luna en el agua.

¿Encontraría a la Maga? La busco, me buscan, os busco… Empezando una nueva sección. La que siempre estuvo de fondo, como una luna en el agua,  la que espero encontrarme en el puente -mirando peces -… Hoy la Maga es más Maga: más perdida y más buscada. Hoy la Maga se ahoga y huele a perfume viejo…

Read Full Post »

Older Posts »