Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘tiempo’

Y si el sueño finge muros

En la llanura del tiempo

El tiempo le hace creer

Que nace en aquel momento…

Que nace en aquel momento…

Conduzco el Ibiza de vuelta a casa. Abro la boca mientras empieza a sonar Camarón. Dijo el filósofo francés Alain que  el bostezo, “en lugar de una mera señal de la fatiga, es un descanso que toman las personas que se están concentrando en una determinada exposición”. Con mi bostezo me marcho al mar sin inicio ni final; ese que empieza cuando lo hallas por vez primera y te sale al encuentro por todas partes.

Bostezo y hay un giro en mi volante. Me escapo del territorio de la conciencia grupal. Sólo quedamos mi bostezo, la canción de Camarón, mi bostezo. Acelero y abro la ventana para que entre la lluvia.

Nadie puede abrir semillas en el corazón del sueño, en el corazón del sueño… No lo intento, no hay ninguna frontera en ese espacio reservado a los dioses. No existe la determinación. Meto el punto muerto. En Guatemala y en el sur de Méjico los indígenas extienden hojas de pino verde en el suelo de las iglesias, agarran el pescuezo de su gallina, la matan y luego beben un trago de coca-cola. Quieren hablar con dios, el que no tiene muros. Eructan.

Y luego bostezan.

Anuncios

Read Full Post »

de Alberto Vázquez

de Alberto Vázquez

LEVE ES LA PRIMAVERA:

SOLO UN VIENTO QUE VA

DE ÁRBOL EN ÁRBOL

Usuda Aro

Read Full Post »

La felicidad es la ausencia de la búsqueda de la felicidad.

– Zhuangzi, filósofo chino

Read Full Post »

adios(…) tu larga sombra se resiste
a abandonarnos / pero
has decidido que se fuera
contigo a todo riesgo

de todos modos no querría
que enterraras tu sueño
aquel en que tu amor de nadie
era como un estreno (…)

te vas de nuevo no sé a dónde
y tu adiós es un eco
que se prolonga y nos alude
como un último gesto

te vas con paso de derrota
pero no me lo creo
siempre has vencido en tu querella
contra el odio y el miedo

quién sabe allá lo que te aguarda
ese allá tan desierto
que se quedó sin golondrinas
todo erial / todo invierno…

Hablan los muros versos de Mario Benedetti…

Read Full Post »

realidad

Read Full Post »

El tiempo no existe. El tiempo sólo son las cosas que te pasan, por eso pasa tan deprisa cuando a uno ya no le pasa nada. Después de Reyes, un día notarás que la luz dorada de la tarde se demora en la pared de enfrente y apenas te des cuenta será primavera. Ajenos a ti en algunos valles florecerán los cerezos y en la ciudad habrá otros maniquíes en los escaparates. Una mañana radiante, camino del trabajo, puede que sientas una pulsión en la sangre cuando te cruces en la acera con un cuerpo juvenil que estalla por las costuras, y un atardecer con olor a paja quemada oirás que canta el cuclillo y a las fruterías habrán llegado las cerezas, las fresas y los melocotones y sin saber por qué ya será verano. De pronto te sorprenderás a ti mismo rodeado de niños cargando la sombrilla, el flotador y las sillas plegables en el coche para cumplir con el rito de olvidarte del jefe y de los compañeros de la oficina, pero el gran atasco de regreso a la ciudad será la señal de que las vacaciones han terminado y de la playa te llevarás el recuerdo de un sol que no podrás distinguir del sol del año pasado. El bronceado permanecerá un mes en tu piel y una tarde descubrirás que la pared de enfrente oscurece antes de hora. Enseguida volverán los anuncios de turrones, sonará el primer villancico y será otra vez Navidad. La monotonía hace que los días resbalen sobre la vida a una velocidad increíble sin dejar una huella. Los inviernos de la niñez, los veranos de la adolescencia eran largos e intensos porque cada día había sensaciones nuevas y con ellas te abrías camino en la vida cuesta arriba contra el tiempo. En forma de miedo o de aventura estrenabas el mundo cada mañana al levantarte de la cama. No existe otro remedio conocido para que el tiempo discurra muy despacio sin resbalar sobre la memoria que vivir a cualquier edad pasiones nuevas, experiencias excitantes, cambios imprevistos en la rutina diaria. Lo mejor que uno puede desear para el año nuevo son felices sobresaltos, maravillosas alarmas, sueños imposibles, deseos inconfesables, venenos no del todo mortales y cualquier embrollo imaginario en noches suaves, de forma que la costumbre no te someta a una vida anodina. Que te pasen cosas distintas, como cuando uno era niño”.

MANUEL VICENT 04/01/2009

Read Full Post »

odio

Cada vez que abro la nevera y me encuentro el mismo medio limón ya sin alma (o con el alma deshidratada) al fondo del tercer estante, pienso en ti. Cada vez que abro la guantera de mi taxi y me asomo al resguardo de esa multa que puse a tu nombre (por eso de conservar mis puntos), pienso en ti. Cada vez que abro una lata de mejillones sin mirar la fecha de caducidad, pienso en ti. Cada vez que me abro la cabeza jugando al fútbol, pienso en ti. Cada vez que abro la cartera para pagarle al del herbolario, al del spa o a la del Club Geishas, pienso en ti. Cada vez que abro el buzón y sólo encuentro propaganda de comida a domicilio, de ópticas o de compañías de seguros, pienso en ti. Cada vez que abro el depósito de combustible de mi taxi y me quedo mirando como un bobo la manguera, pienso en ti. Cada vez que me abro las venas para colocar cada glóbulo en su sitio, pienso en ti. Cada vez que abro el armario de la cocina donde guardo los platos hondos, pienso en ti. Cada vez que abro los ojos en mitad de la noche, llorando por culpa de esos putos pétalos de cebolla que siempre esparzo sobre el colchón y en tu nombre, pienso en ti.

Sólo quiero que sepas que sólo pienso en ti cuando abro algo y que me paso el día solo, abriéndolo todo.

Ni libre ni ocupado

Read Full Post »

Older Posts »